Table of Contents Table of Contents
Previous Page  12 / 32 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 32 Next Page
Page Background

Octubre - Diciembre

12

En Profundidad

De hecho, se afirma, asimismo que, en 2016 (estamos

en septiembre, y nada se ha oído al respecto), se re-

lanzaría el mencionado modelo BICCIS.

18

Sin embargo, los riesgos de este planteamiento dual

del ATAP para las empresas europeas y su competiti-

vidad nos parecen claros; en primer lugar, nuevamen-

te, se cae de la agenda fiscal europea, de sus priorida-

des, lo esencial: la armonización fiscal del IS.

El intento de BICCIS, a pesar de su larga gestación, no

ha pasado de ser eso: un “intento” y, además, con al-

tos grados de voluntarismo y opcionalidad para los

Estados miembros; incluso, ni siquiera estamos segu-

ros si en el “relanzamiento” del proyecto de BICCIS se

volverá a exponer un IS consolidado y de base común

o, por el contrario, los dos aspectos anteriores se de-

sarrollarán en etapas diferentes.

La ausencia de armonización fiscal en uno de los tribu-

tos básicos para las empresas europeas como es el IS,

no es una cuestión puramente teórica, ideológica, una

nueva constatación de las dificultades para avanzar en

una armonización fiscal básica si queremos relanzar el

proyecto de “unión” europea, amenazado en estos

tiempos por fenómenos como el populismo o

Brexit

,

sino un problema con graves consecuencias para el

desarrollo económico europeo.

En un mercado único, la fragmentación de los impues-

tos que pagan las empresas, se traduce en costes indi-

rectos crecientes,

compliancecosts

, para las mismas,

aplicación de los tributos por las diferentes AATT de

manera inconexa y contradictoria, inseguridad jurídica

y, en general, una menor competitividad empresarial

frente a las EMN que disponen de una autoridad públi-

ca única, una Agencia Tributaria uniforme, un mercado

integrado y una legislación coherente, supuesto de las

empresas norteamericanas.

¿Alguien puede extrañarse, en estas condiciones, que

las EMN líderes en la nueva “economía digital”

19

sean

norteamericanas: Google, Apple, Microsoft, etc.? y que

los problemas fiscales de estas entidades hayan co-

menzado a ponerse de manifiesto por la propia UE, tal

y como el reciente “caso Apple” señala.

20

Si a esto unimos la situación del otro tributo esencial

para la actividad europea: el Impuesto sobre el Valor

Añadido (en adelante, IVA), el cual sigue preso de un

“régimen transitorio”

, claramente incompatible con la

realidad de un mercado único sin fronteras interiores,

con figuras tan alambicadas y complejas como es la

“adquisición intracomunitaria de bienes” y con un

“fraude carrusel”, a duras penas controlado, debido

precisamente a esta contradicción entre mercado sin

fronteras y AATT nacionales; nos parece que cualquier

programa de fiscalidad europeo que no dirija sus priori-

dades a lograr una armonización fiscal europea en el

IS y en el IVA, plenamente compatible con el mercado

interior, no hará sino incrementar los problemas de las

empresas europeas en su búsqueda de nuevos merca-

dos, en un contexto (no lo olvidemos) de creciente glo-

balización, de persistencia de ciertos rescoldos de la

crisis económica y de reestructuración económica

hacia la economía digital y la economía sin carbono

como fuente energética.

Ciertamente, incluso en el IVA, el reciente Plan de la

UE para el mismo,

VAT Action Plan 2016

21

, trata de

atender, precisamente, a estas demandas de un siste-

ma tributario sencillo que facilite la vida a las empresas

europeas, con el desarrollo generalizado del mecanis-

mo

one-stop shop system

pero, en el caso del IS, la

simple lectura de los bloques que componen el paque-

te ATAP (ver Anexo), revela que poco tiene que ver

con las preocupaciones empresariales para armonizar

parámetros esenciales del IS y reducir las diferencias

en la fiscalidad nacionales y sí con medidas anti-

elusión fiscal, propias de BEPS y del contexto social

vigente en la UE.

Entendemos, en consecuencia, que se ha vuelvo a

posponer con el ATAP, a ubicar como una prioridad

secundaria, lo que debería haber sido el primer objeti-

vo de la tributación en la UE: introducir, de una vez por

todas, unas medidas de armonización del IS para las

empresas que aspiran, que ya tienen una dimensión

europea, sino mundial, para sus mercados.

Pero, es más, incluso analizando con detalle las medi-

das incluidas en el paquete ATAP, creemos que van a

conllevar efectos contrarios a lo que pretenden, entre

otros, una posible mayor fragmentación de la imple-

mentación de BEPS y una mayor inseguridad jurídica.

En Profundidad

El Paquete Anti-Elusión Fiscal de la Unión Europea.

Descripción y Comentarios

19. Cuyos retos para la fiscalidad son puestos de manifiesto tanto por la Acción 1 de BEPS como por los propios estudios de la Comisión Europea, donde el denominado

Digital Single Marketes calificado como la segunda área prioritaria en las Guías políticas emitidas por el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker para el

período 2014/2019, esperándose que esta “economía digital” genere 250 mil millones de euros de crecimiento adicional en Europa durante ese tiempo,

www.ec.europa.eu/growth/sectors/digital-economy/policy/index_en.htm.

20. Nota de prensa de la Comisión de la UE. “Ayuda estatal: Irlanda otorgó ventajas fiscales ilegales a la empresa Apple por valor de hasta 13 000 millones EUR”, Bruselas,

30 de agosto de 2016,

www.europa.eu/rapid/press-release_IP-16-2923_es.htm

21.

www.ec.europa.eu/taxation_customs/taxation/vat/action_plan/index_en.htm