Table of Contents Table of Contents
Previous Page  11 / 36 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 11 / 36 Next Page
Page Background

11

Enero - Junio

1.2.- DEFINICIÓN DEL CONCEPTO DE SOCIEDAD

PATRIMONIAL

Ciertamente, podría decirse que añade cierta seguri-

dad jurídica, una definición, que aunque conllevará

controversia en su conceptualización, sí que concreta

cuando debe entenderse que estamos ante una socie-

dad patrimonial:

Aquella sociedad en la que más del 50% de su acti-

vo esté constituido por valores, o no afecto a una

actividad económica. Así deberá dev terminarse el

% de la media de los balances trimestrales del ejer-

cicio de la entidad, o de los balances consolidados

en caso de grupo de sociedades.

En cuanto a la existencia de valores en el activo de

la sociedad, se excluyen de su cómputo, entre

otros, los que otorguen un 5% del capital de una

entidad y se posea con la finalidad de gestionar y

dirigir la participación, siempre que se disponga de

la correspondiente organización de medios materia-

les y personales, y la entidad participada no sea

una entidad patrimonial.

A los efectos del cierre fiscal de 2015, hay que te-

ner en cuenta que dicha calificación, conlleva unas

derivadas tributarias de carácter restrictivo

que,

entre otras, son:

En la aplicación de la exención por doble impo-

sición

, no se aplicará respecto de las rentas deriva-

das de la transmisión directa o indirecta de la parti-

cipación en estas sociedades patrimoniales (art.

21.5 Ley 27/2014).

No podrán ser objeto de compensación las ba-

ses imponibles negativas

, cuando se produzca

una transmisión de la participación en una sociedad

patrimonial y se produzca un cambio sustancial en

sus socios (art. 26.5 Ley 27/2014).

En cuanto a la aplicabilidad de

incentivos fiscales

para empresas de reducida dimensión

, no

podrán beneficiarse de los mismos, ni tampoco por

la deducción por incentivos.

2.- LA “PIEDRA ROSETTA” EN LAS REGLAS DE

IMPUTACIÓN TEMPORAL SEGÚN EL ARTÍCULO 11

DE LA LEY 27/2014

La piedra de Rosetta es un fragmento de una antigua

estela egipcia de granodiorita inscrita, que aparece en

tres escrituras distintas: el texto superior en jeroglíficos

egipcios, la parte intermedia en escritura demótica y la

inferior en griego antiguo. Esta piedra datada hacia el

año 196 a.C., facilitó la clave para el entendimiento

moderno de los jeroglíficos modernos. Pero no se pre-

ocupen, este autor no es que haya tenido un ataque

historicista en la descripción de los tributos, sino que le

confiere el valor intrínseco respecto del artículo 11 de

la Ley 27/2014

para descifrar el alcance complejo

del citado artículo, la relevancia en la imputación

contable y, consecuentemente, la integración en la

base imponible, respecto de las reglas fundamen-

tales de imputación temporal de ingresos y gastos:

a. Principio de devengo

, de acuerdo con la normati-

va contable: los ingresos y gastos se imputarán al

período impositivo en el que se produzca su deven-

go, con arreglo a la normativa contable, respetando

la debida correlación entre ingresos y gastos.

b

.Coexistiendo con el principio anterior, está

el prin-

cipio de inscripción contable

, que determina que

no serán deducibles los ingresos y gastos que no se

hayan imputado contablemente en la cuenta de

pérdidas y ganancias o en una de reservas, si así lo

establece una norma legal, con la excepción de

aquellos elementos patrimoniales que puedan amor-

tizarse libremente o de forma acelerada, así como

también respecto del inmovilizado intangible de vida

útil indefinida y del fondo de comercio (art. 11.3 –

13.3 Ley 27/2014).

c.

La combinación de ambos principios, configura que

se descifre la imputación en cuanto a los ingresos y

gastos cuando:

Para los ingresos imputados contablemente en un

ejercicio posterior a su devengo - se imputa al ejercicio

correspondiente

(PRINCIPIO DE DEVENGO)

Para los ingresos imputados contablemente en un ejerci-

cio anterior al de su devengo - se admite en el ejercicio de

su contabilización, (

Si no se produce una tributación inferi-

or

)

(PRINCIPIO DE INSCRIPCIÓN CONTABLE)

Para los gastos imputados contablemente en un ejercicio

anterior al de su devengo contable - se imputa al ejercicio

correspondiente

(PRINCIPIO DE DEVENGO)

Para los gastos imputados contablemente en un ejercicio

posterior al de su devengo contable - se admite en el ejer-

cicio de contabilización, (si no se produce una tributación

inferior)

(PRINCIPIO DE INSCRIPCIÓN CONTABLE)

Muy Práctico

En Profundidad

IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES:

Aspectos Clave en los Ajustes Fiscales en el Primer Cierre

Contable del Ejercicio 2015 de Acuerdo con la Ley 27/2014