Table of Contents Table of Contents
Previous Page  7 / 38 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 7 / 38 Next Page
Page Background

7

Julio - Octubre

y las clases medias que no pueden deslocalizar sus

rentas y capitales, lleva a la convicción de que tal

carencia de equidad podía conllevar una ruptura del

consenso fiscal sustentado en los modelos de cumpli-

miento voluntario masivo, propios de las Haciendas

modernas.

Todo ello, unido a la falta de legitimación que produ-

cen tales circunstancias sobre el modelo de eco-

nomía social de mercado propio de la UE y otros

Estados occidentales, lo cual ha conllevado, a la

postre, la propia ineficiencia en un mercado preten-

didamente de libre competencia, pues determinados

agentes, tanto territoriales (supuesto de los

“paraísos fiscales” y otros territorios de baja jurisdic-

ción, auténticos

free riders

, creadores de múltiples

deseconomías externas en la economía mundial)

12

como económicos, ya que ciertas empresas compi-

ten deslealmente al reducir artificialmente su carga

tributaria universal, despilfarran recursos, producen

competencia desleal y generan ineficiencias.

Sin embargo, con independencia de un fraude

doméstico, interno, vinculado o autónomo de la eco-

nomía sumergida, fenómeno en expansión a causa

de la crisis

13

, lo cierto es que la preocupación de las

entidades citadas arriba, los

stakeholders

de la

Hacienda Pública, se ha trasladado en los últimos

ejercicios hacia la planificación fiscal “agresiva” in-

ternacional, practicada intensamente por el agente

básico de la globalización: la empresa multinacional

(en adelante, EMN)

14

, unidad económica que, preci-

samente, ha resultado favorecida extraordinariamen-

te por las normas del Derecho Internacional Tributa-

rio clásicas, construidas bajo la batuta de la OCDE

y, en particular, por una “Guía de Precios de Trans-

ferencia”

15

, cuyo fundamento teórico: la independen-

cia funcional de cada una de las entidades en las

que una EMN establece su estrategia económica

mundial, no sólo parte de premisas falsas

16

, sino

que permite a las EMN manipular a su antojo la di-

versidad de regímenes tributarios internacionales

para elegir el más favorable a sus intereses.

Si a esto unimos que el otro texto básico de la OC-

DE para “organizar” el Orden Tributario Internacio-

nal: el modelo de Convenio de Doble Imposición

sobre la Renta y el Patrimonio (en adelante, MOC-

DE), también estaba falto de adaptarse a la realidad

(¿alguien hoy día puede creer que los negocios in-

ternacionales son, exclusivamente, bilaterales?) y su

articulación permitía, asimismo, enormes potenciali-

dades de fraude, empezando por el conocido como

treaty shopping

17

; nadie puede extrañarse de la ne-

cesidad, al menos, de “modernizar” los elementos

básicos del Derecho Tributario Internacional.

Por último, el “imperialismo fiscal” de la OCDE, or-

ganización internacional que sólo cuenta con 34

miembros, contrastaba duramente con sus propósitos

(y con la necesidad) de dictar algún tipo de reglas

consensuadas respecto a la tributación internacional.

En suma, la contradicción entre la globalización

económica y social

18

y la existencia de Administra-

ciones tributarias (en adelante, AATT) nacionales

19

,

carentes de toda competencia y poder para aplicar

los impuestos más allá de sus fronteras nacionales,

no ha hecho sino agudizarse, reproducirse y expan-

dirse en los últimos tiempos y, dado que no es previ-

sible a corto plazo la creación de una Autoridad Tribu-

taria Internacional o una auténtica transparencia y co-

operación leal entre todas las AATT, era necesario que

la institución creadora del Derecho Internacional Tribu-

tario, la propia OCDE, cambiara las reglas del juego.

A este planteamiento responde la Iniciativa BEPS.

Actualidad

Actualidad

12.

Cfr.

ESCARIO, JOSÉ LUIS (2011).

13. Nuestras propias estimaciones, CARBAJO VASCO, DOMINGO; RUESGA BENITO,

SANTOS (2013), para España evalúan el peso de la economía sumergida en nuestra

patria, en el ejercicio 2011, es el 28,7% del PIB. En cualquier caso, importa resaltar

(como hace también ese trabajo) que no toda la economía sumergida se convierte en

fraude fiscal y viceversa

14. En nuestra opinión, la expresión

empresa multinacional

resulta, incluso,

inadecuada para reflejar la verdadera naturaleza de las explotaciones económicas que

se desarrollan y expanden en la globalización económica y social, resultando más

apropiadas las voces:

empresa transnacional

o ETN.

15. OECD (JULY 2010).

16. Una EMN tiene como objetivo el mercado mundial y el diseño y establecimiento de

sus unidades económicas a lo largo del Mundo es puramente funcional, sin que las

mismas resulten autónomas, sino que están puestas al servicio de unos objetivos globa-

les de mercado.

17. VEGA BORREGO, FÉLIX ALBERTO (2003).

18. STIGLITZ JOSEPH E. (2007).

19. CARBAJO VASCO, DOMINGO (2007).

"... la preocupación de las entidades

citadas arriba, los stakeholders de la

Hacienda Pública, se ha trasladado en los

últimos ejercicios hacia la planificación

fiscal “agresiva” internacional, practicada

intensamente por el agente básico de la

globalización..."

La Conclusión del Plan de Acción de BEPS y el Futuro de la Fiscalidad Internacional.

Algunas Reflexiones